jueves, 28 de marzo de 2013

Erase una vez...

Os voy a contar una increíble historia que me ha pasado esta mañana,estaba limpiando una estantería que tengo llena de libros y se me cayó uno, inmediatamente escuche un gritito que me llamó la atención, me giré y mi sorpresa fue mayúscula al ver un diminuto personaje atusándose la ropa, no daba crédito a mis ojos (¿me he hecho el café descafeinado?-me preguntaba), me froté los ojos y me acerqué, ¡¡¡efectivamente!!! era una niña de unos 10 cmts. que estaba algo enfadada y me dijo:
-Que,¿ no me vas a ayudar a levantarme?, ¡¡me has tirado tú!!.
-Perdona- le dije ahora más asustada que sorprendida, ¿quien eres?y ¿de donde has salido?.
-¡¡Vaya!!, ¡¡ahora resulta que no me conoces!!, déjate de historias y ayúdame.
-Por supuesto, te ayudo y perdona pero sigo sin saber quien eres, y puesto que esta es mi casa creo que deberías presentarte.
-Esta bien, soy Alicia y esta también es mi casa.
-Explícate por favor, estoy empezando a dudar de mi integridad mental..
-Vivo aquí desde hace muchos años en el segundo peldaño de tu estantería.
-¿Alicia?, ahora caigo, ahora se quién eres pero... ¿como has llegado hasta aquí?.
-Se te cayó un libro de cuentos ¿recuerdas?.
-Si claro, se me cayó un libro de cuentos...¿y?.
-Pues que al caer me pillo despistada y me salí del libro, ¿me puedes prepara un té?, no he desayunado aún.
-Un té, marchando!! acomódate que vuelvo enseguida.
Mientras preparaba el té escuchaba a Alicia hablar, pensaba que estaba conmocionada por el golpe, me asomé para descubrir que no estaba sola...
-¿Quien es tu amiga, Alicia?.
-¿Tampoco la conoces?,¡¡Jose estas fatal de la memoria!!.
-Si, lo reconozco, la memoria no es mi fuerte precisamente, pero estoy empezando a pensar que no es lo único que me falla...
-Chiiiiicas, dejadlo ya, Jose soy Ricitos de oro, amiga y vecina de libro de Alicia.
-¡Es verdad! tu eres Ricitos, ¡¡estupendo!!, reunión de chicas. ¿Hasta cuando os quedareis por aquí?, entendedme no es que me molestéis, a mis gatos les va ha hacer mucha ilusión jugar con vosotras pero dudo que a vosotras os guste jugar con ellos...
-No pensamos quedarnos mucho rato, si nos permites desayunar un poco para coger fuerzas podremos llamar al Hada del Arcoiris para que nos devuelva al libro.
-Bien, no hay prisa, desayunad y llamaremos al Hada del Arcoiris.
Entre risas, cuchicheos y té pasamos más de una hora, el libro seguía en el suelo y de repente comenzaron a pasar las hojas hasta que  paro en seco.
-¡¡Llevo casi 2 horas intentando salir!!-gritó con acento brasileño una diminuta niña que portaba una muñeca hecha con una mazorca de maíz.


-¡¡Bienvenida!!, tu eres Yaci, acércate y come algo.
-No vas a preguntarme¿que hago aquí? .
-Lo sé, te saliste del libro cuando se me cayó.
-Pues si, pero debo volver cuanto antes, tengo que ayudar a  mi madre, además ella estará preocupada,
-Tranquila, come algo que enseguida llamaremos al Hada del Arcoiris para que os ayude a volver.
-¿El Hada del Arcoiris?.
-Si, ella os ayudará.
-¿Y como lo hará?.
-Ella lleva un bote de mermelada-dijo Ricitos- y cuando comamos un poquito nos llevará a nuestro cuento a través de un hermosos arcoiris, pero debemos gritar su nombre muy fuerte así que come algo.
-¿Y como se llama?.
-Arconte- contestó Alicia.
Yaci tomó unas galletitas y una tacita de té.
-Estoy lista chicas, llamemos al Hada.
Las tres niñas se levantaron y se pusieron a gritar:
-ARCOOOONTE, ARCOOOONTE,......y así hasta 5 veces.
De repente como si un rayo de sol atravesase pequeñas gotitas de agua , apareció una hermosa hada pelirroja con un minúsculo bote de mermelada en las manos.
-¡Hola chicas!, ¿me habéis llamado?.
-Si -contestó Yaci- ayúdanos por favor, necesitamos volver a nuestros cuentos.
-Por supuesto- contestó Arconte abriendo su bote de mermelada- debéis comer un poquito de esta mermelada para viajar a través del Arcoiris.
Las niñas se acercaron impacientes.
-Chiiiicas-les dije- ¿no pensáis despediros de mi?.
-Claro Jose- contestó Ricitos-lo hemos pasado muy bien y para despedirnos te vamos ha contar un cuento.
Arconte nos dispuso en circulo y empezó a contar una historia, Yaci,Alicia y Ricitos colaboraron con ella, fue genial acompañaban las historias con sonrisas y se les veía tan alegres...en fin para eso están los cuento.
Acabada la historia y después de obsequiarme con besos y abrazos las tres niñas comieron del bote de mermelada y marcharon hacia sus cuentos a través del arcoiris .
Para Arconte.
Mucha suerte!!!.
Un beso.
Jose.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...