domingo, 7 de julio de 2013

LA LUNA ESTÁ MALITA

Os voy a contar una historia que le sucedió a la Luna....
Una noche en la que la Luna estaba preparándose para alumbrar , empezó a encontrarse mal, su mamá, como todas las mamás del mundo, se preocupó y la llevó al médico de los satélites.
El médico le dijo que la Luna estaba malita y que tenían que curarla en el hospital, así que la llevaron para que la curasen,su papá el Sol que era el que dirigía al pueblo hacia la victoria y la luz, su mamá la Tierra que estaba llena de energía y sus hermanas "la pequeña" que en realidad era la mayor y la mediana que era"la que llevaba la luz",no soportaban las noches sin la Luna,  no lucía igual una noche sin la luz de una buena Luna llena, no es que en el hospital no brillase pero estaba tan lejos....
La mamá de la Luna pasaba muchas horas con ella cuidándola y allí se dio cuenta de que habían más personas que la cuidaban y que se esforzaban para que tanto  ella como  los demás satélites se divirtieran en su estancia en el hospital, era parte del tratamiento, todos sabemos que los satélites para poder orbitar necesitan una buena dosis de alegría y  pensó que cuando la Luna se pusiera buena ella también haría que los satélites se divirtiesen, ya encontraría la manera!...
Un día la mamá de la Luna le llevó una cesta de frutas para merendar, su hermana "la pequeña", lavó la fruta y se la ofreció, la Luna empezó a comer, mientras su mamá le explicaba un cuento y ella a ratos lucía una hermosa sonrisa y a ratos la contemplaba boquiabierta, en uno de esos momentos de admiración se llevó a la boca una de las piezas de fruta sin ni siquiera mirarla, cuando se disponía a morderla se escuchó un grito:
-Nooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!! por favor, ¡para!, no me muerdas.
La Luna tiró la fruta al suelo y se subió de un solo salto a la almohada.
-¿Que ha sido eso?-preguntó "la pequeña" que en realidad era la mayor.
-No sé-contestó la mamá.
- Fué un grito que salió de mi boca- dijo la Luna.
-¿Y  porqué gritas?-interpeló la hermana mediana que era la que llevaba la luz mientras la Luna lucía.
-No fui yo- dijo asustada la Luna.
Su papá, el Sol, que estaba acostumbrado a ver cosas muy extrañas pues era el que dirigía al pueblo hacia la victoria y la luz, no daba crédito a lo que sus ojos veían y sentado al lado de la Luna se frotaba con fuerza los ojos provocando una luz cegadora.
-Deja de frotarte los ojos de esa manera rey!-le dijo la mamá Tierra que estaba llena de energía.
-Si por favor, casi no podemos ver con esta luz!-se apresuró a decir la hermana mediana de la Luna que era la que llevaba la luz mientras la Luna lucía.
La Tierra se dio cuenta de que en el suelo había una fresa, la que la Luna tiró, pero.....se movía!!!!!.
-¿Que es eso?- preguntó en voz alta.

-¿Como que que es e-s-o ?, ¡lo que me faltaba!-dijo una voz casi enfadada desde el suelo-lo que seguro que no soy es e-s-o, me llamo Nati y soy un Hada madrina, ¿ves esa varita que aún tiene la Luna en la boca?.....¡¡¡pues es mi varita mágica!!! y está apunto de ser devorada.
-Puagh!!!, no me había dado cuenta-dijo la Luna escupiendo la varita.
Sorprendida la Tierra recogió al Hada Nati del suelo, esta le pidió que le diera su varita para poder secarse las alas que aún estaban llenas de saliva.
Una vez seca y repuesta del susto Nati comenzó a explicar por que estaba allí.
-Como os he dicho, me llamo Nati y unas amigas que también son Hadas madrinas y yo hemos venido para ayudar a la Luna para que vuelva a brillar igual que antes, por favor, mirad en el fondo de la cesta de frutas...
El Sol cogió la cesta de frutas y sin haberse repuesto aún de la sorpresa vio como en el fondo revoloteaban unas diminutas alas de colores, con mucho cuidado las sacó de la cesta y las puso al lado de Nati.
-¡Que susto!! -dijo una de las Hadas la que llevaba las alas de color rosa.
-Tranquila Carmi!,ya pasó todo-contestó Nati-.

Sentada al lado de Nati y Carmi estaba Nany la tercera de las Hadas madrinas cogiendo aliento comenzó a hablar:

-Somos tres Hadas Madrinas y hemos venido porque sabemos que la Luna está malita y queremos ayudarla a ponerse buena.
-Y...¿Como lo haréis?-preguntó "la pequeña" que en realidad era la mayor.
-Pues con magia!!! -contestaron al unisono las Hadas.
-Ah! y con la ayuda  del doctor por supuesto!!-añadió Nany.

Las tres Hadas cogieron sus varitas, se pusieron al lado de la Luna e hicieron un arcoiris alrededor de ella, la Luna reía, NatiCarmi y Nany cantaban y explicaban cuentos, el Sol que era el que dirigía al pueblo hacia la victoria y la luz las miraba sonriente, "la pequeña" que en realidad era la mayor se sentó junto a ellas, la mediana que era la que llevaba la luz las observaba embelesada y la Tierra llena de energía comprendió que las Hadas madrinas iban a ayudarla a cuidar a su hija. Y así fue,que a partir de ese momento por las noches cuando la Tierra debía regresar a su casa para cuidar al resto de la familia Nati, Carmi y Nany llenaban la habitación de la Luna con sus cuentos y canciones, y por los pasillos del hospital se oía flojito, flojito....
-Luna, lunera, cascabelera,
cinco pollitos y una ternera
sal solecito, calientame un poquito
por hoy y por mañana por toda la semana.
Y así pasó el tiempo y llegó la gran noticia!!!....
-¡¡¡¡La Luna ya no está malita!!!!, se puede marchar a casa-dijo un doctor con una sonrisa tan grande, que casi casi se mordía las orejas.
El Sol, la Tierra, la "pequeña" que en realidad era la mayor y la mediana que era la que llevaba la luz se pusieron muy contentos, la Hadas madrinas cantaban , todos reían ,estaban muy contentos y creo que alguno de ellos soltó una lagrimita porque os aseguro que en aquella habitación salió el arcoiris quizás para celebrar con sus colores que la Luna ya no estaba malita.
Un pequeño homenaje para todos aquellos que pasan momentos difíciles,para todos los que tienen que cuidar de un ser querido, para todos los satélites que están malitos y para los que no, para las Hadas madrinas en especial para Nati, Carmi y Nany , me lo pidió la Tierra que está llena de energía y es un gran honor que pensase en mi para homenajear especialmente a unas Hadas madrinas que  tanto la ayudaron en esos difíciles momentos.
Con mi admiración y cariño. 
Muchas gracias.
Un  beso.
Jose

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...